Hola amigos,

Hace rato que estaba por decírselo a Uds., en medio de tantas iniciativas y logros que leo de nuestros miembros, y ya me decidí para no quedarnos a la zaga (y aliviar mi sana envidia e inevitable dosis de amor propio). Quiero lanzar también mi piedrita de cosas buenas.

H
ace unos meses está progresando acá una iniciativa de la Dirección de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, que nos designaron al Proyecto Sabana-Camagüey. Se trata de nuestro futuro mecanismo nacional de Certificación de Manejo Integrado Costero, para aquellos territorios e iniciativas que se acerquen suficientemente a un MIC.


Este está siendo revisado en diferentes instancias y en Matanzas tuvo lugar una de las reuniones (nuestro Ángel Alfonso estuvo presente).

Se trata de una certificación de si se aplica o no el MIC (según ciertos requisitos basados en la filosofía del MIC ya alguna prioridades establecidas para compulsionar el cumplimiento algunos aspectos costeros vitales, o sea un poquito de sano chantaje), que está acompañada de dos tipos de evaluaciones periódicas (posiblemente anuales): una de desempeño operativo en el marco de nuestro bucle y otra de nuestros órdenes de resultados alcanzados. Las planillas se basan en las que aparecen en los trabajos clásicos de nuestro líder Stephen, que se están adaptando a nuestra realidad (aquí decimos cubanizando), con la participación de las entidades y personas pertinentes. La propuesta la hizo nuestro proyecto, pero ya las instancias implementadoras se apoderaron de ella y andan haciendo lo necesario y buscando criterios y consensos, por supuesto, nosotros supervisando los avances. La certificación no es permanente, puede ser revocada y recuperada según el desempeño. Bueno, eso lleva su tiempo y en eso estamos poniendo nuestro granito de arena.


Para ponerme un poco al día, otra cosa interesante es que hay una fuerte política de construcción de campos eólicos electrógenos en Cuba y ya tenemos tres si no me falla la cuenta. Estos irán creciendo y otros se constituirán a medida que se hagan los estudios de vientos. Por otra parte ya no es nuevo cómo prolifera el uso de paneles solares en clínicas, escuelas y viviendas en las escasas zonas remotas donde es viable por ahora extender la red eléctrica. Ya hace unos años es absolutamente obligatorio usar plantas de tratamientos terciarias en los hoteles (incluyendo los de las cayerías) y que es obligatorio que en las playas los hoteles estén detrás de la duna activa, y que no excedan de tres plantas de altura. Otras cosas faltan por lograr, como que se abandone la práctica de jardinería exótica y se conserve y aproveche la vegetación natural en vez de hacer jardines, esta es uno de los aspectos por lo que luchamos.


También es de destacar que en nuestra Agencia de Medio Ambiente (a partir del 2005) se lleva a cabo una intensa campaña de estudios de riesgo y vulnerabilidad (peligro) en las costas de Cuba ante los eventos asociados al Cambio Climático. Bueno, aquí termina este noticiero de cosas buenas. ¿Cosas regulares y malas? Como en todas partes, pero lo real que hay una gran voluntad política ambiental y hacia el desarrollo sostenible en que avanzamos poco a poco en medio de grandes dificultades objetivas y subjetivas.


¡Ah! Olvidé decirles que ya recibí el libro que me enviaron por el logo y estoy esperando tener un tiempo para devorarlo con calma. Gracias!!!

 

Los quiero,


Pedro
Agencia de Medio Ambiente Cuba

 

You have no rights to post comments

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top