Debe haber pocas experiencias tan emocionantes como la de oír, en vivo, cómo las ballenas que juegan en el Golfo Nuevo se comunican entre sí. Pone la sensibilidad a flor de piel. Es increíble el escuchar a estos gigantes del mar mientras los vemos jugar en el agua desde el Observatorio de Punta Flecha, que desde hace años mantiene la Fundación Patagonia Natural, en el área protegida El Doradillo.

 

Ayer, El Doradillo era una fiesta de ballenas a pocos metros de la costa, a la hora de la pleamar. Varios grupos de cópula se habían instalado a unos pocos metros de la costa, componiendo un espectáculo inigualable para un puñado de turistas, algunos científicos, y estudiantes que hacían un trabajo para una universidad de Brasil.

“Es impresionante cómo se las escucha… sobre todo la comunicación entre las madres y los cachorros” contó el Vasco, en una mañana a pleno sol y con buena temperatura en El Doradillo.

Este es el mes en que más cantidad de ballenas se encuentran en el Golfo. De hecho, todas las mañanas, y también al atardecer, cuando el mar está más calmo, se las puede ver por docena frente a las mismas costas de la ciudad. Y en El Doradillo, se las ve en toda su magnitud, a un puñado de metros. La reserva queda a unos 12 kilómetros al norte de la ciudad de Madryn, y además de contactar con ellas en la costa, se puede visitar el Observatorio, un pequeño centro de interpretación en el que se puede aprender más sobre estos gigantes del mar. 

You have no rights to post comments

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top