Hoy, 2 de febrero, es el Día Mundial de los Humedales en conmemoración de la fecha en que se adoptó la Convención sobre los Humedales con el fin de proteger estos ambientes y evitar su desaparición. Este año, el lema propone reflexionar sobre las cuencas que los unen, recuerdan desde Fundación Patagonia Natural.

El agua es indispensable para la vida y se encuentra en los humedales. La definición abarca a los sitios en los que el agua es el principal sostén e incluye a pantanos y marismas, lagos y ríos, pastizales húmedos y turberas, oasis, estuarios, deltas y bajos de marea, zonas marinas próximas a las costas, manglares y arrecifes de coral, así como sitios artificiales como estanques piscícolas, arrozales, embalses y salinas.

En ese contexto, la Fundación Patagonia Natural (FPN) contribuye a la conservación de humedales costero-marinos, principalmente a través del Proyecto de Consolidación e Implementación del Plan de Manejo de la Zona Costera Patagónica (Proyecto GEF PNUD ARG 02/G31), que tiene como uno de sus principales metas la de "promover la creación de nuevas área protegidas marinas y consolidar las existentes en la zona costera patagónica, y demostrar prácticas de uso sustentable de los recursos costeros".

Los humedales costeros patagónicos

 

La Zona Costera Patagónica abarca más de 3.000 kilómetros, desde la boca del Río Negro hasta el Canal Beagle, y presenta una alta diversidad biológica, geológica y climática. Las aguas costeras muy productivas permiten que grandes concentraciones de aves migratorias y mamíferos coloniales utilicen la costa para la cría, alimentación y descanso.

La costa presenta áreas con humedales de gran interés para la conservación, como Bahía de San Antonio (Río Negro); Península Valdés y Bahía Bustamante (Chubut); Bahía San Julián y el estuario del Río Deseado y Río Chico (Santa Cruz); y la Bahía San Sebastián (Tierra del Fuego), varios de ellos declarados de interés internacional.

Si bien el litoral se encuentra aún en buen estado de conservación, varios sectores están expuestos a presiones crecientes y, en muchos casos, las actividades humanas amenazan la preservación de la diversidad biológica costera. Así por ejemplo, de las especies registradas en el litoral marítimo patagónico, cuarenta y ocho se encuentran asignadas a alguna categoría de amenaza de conservación. De este modo, la implementación de Áreas Protegidas es quizá la principal herramienta utilizada en la región para la conservación de la diversidad biológica.

 

You have no rights to post comments

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top