Cuarenta organizaciones de la sociedad civil latinoamericana dedicadas a la conservación de ballenas y medioambiente solicitaron a los gobiernos de la región acciones diplomáticas para rechazar la matanza de ballenas bajo supuestos fines científicos que realiza Japón. En representación de la Argentina adhirieron el Instituto de Conservación de Ballenas, Fundación Cethus y Fundación Patagonia Natural.

Ante el inminente  zarpe de la flota japonesa de "caza científica" de ballenas hacia la Antártica, una carta que solicita la implementación de acciones diplomáticas que rechacen dicha acción fue presentada por 40 organizaciones civiles de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, así como organizaciones internacionales que trabajan en América Latina. Entre las Ongs nacionales que adhirieron a esta iniciativa se encuentran el Instituto de Conservación de Ballenas, Fundación Cethus y Fundación Patagonia Natural.

La solicitud, que fue presentada simultáneamente a todos los países de las organizaciones firmantes, evidencia la preocupación de la sociedad civil de América Latina frente al proceso de negociación para definir el futuro de la CBI que se inició en 2008 durante la asamblea anual realizada en Santiago de Chile.
 
En la misiva las organizaciones sostienen que “en el marco del complejo proceso de negociación para  definir el futuro de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), la continuidad de las operaciones balleneras bajo permisos especiales constituye una herramienta de presión inaceptable que socava los esfuerzos por alcanzar un acuerdo exitoso que beneficie la conservación a largo plazo de las poblaciones de cetáceos y la gobernabilidad de la CBI”. Por tal motivo solicitaron al  bloque de países conservacionistas latinoamericanos, conformados en el Grupo Buenos Aires (GBA), que inicien acciones diplomáticas que permitan salvar la vida de cientos de ballenas del hemisferio sur.
 
Agregaron que “desde la implementación de la moratoria sobre la caza comercial de  ballenas, el Gobierno japonés ha capturado más de ocho mil ballenas en aguas del Santuario Ballenero del Océano Austral con supuestos fines científicos y que bajo la segunda fase del Programa Japonés de Investigación de Ballenas en la  Antártica (JARPA II) iniciado en 2006, la cuota anual de ballenas minke antártica alcanzó niveles similares a la cuota anual de caza comercial de esta especie antes de la implementación de la moratoria”.
 
También enfatizaron que “a pesar que los  estatutos de la CBI prohíben la caza de hembras con crías, durante la pasada temporada de ‘caza científica’ de ballenas en el  Océano Austral (2008/2009), Japón capturó un total 679 ballenas minke antártica de las cuales 304 correspondieron a  hembras. Un 63% de éstas se encontraban preñadas y cuatro correspondieron a hembras lactantes cuyas crías podrían haber sido dependientes de sus madres y por lo tanto haber  muerto tras la captura de estos ejemplares”.
 
Adicionalmente, las ONG destacaron que las operaciones de la flota ballenera japonesa en el Océano Austral constituyen una amenaza para el delicado ecosistema  antártico, no son económicamente viables y dependen significativamente de subsidios gubernamentales, por lo que resulta justificable que el proceso de reforma de la CBI considere su eliminación.
 
Finalmente las organizaciones civiles afirmaron que “el proceso de negociación para definir el futuro de  la CBI no debe disminuir el firme y permanente compromiso que tienen los  países de la región latinoamericana y del Hemisferio Sur con el uso no  letal, la vigencia de la moratoria global a la caza comercial y la finalización de las operaciones de ‘caza científica’ de  ballenas”.
 

You have no rights to post comments

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top