La compañía petrolera británica British Petroleum (BP) reinició las operaciones con dispersantes en el Golfo de México para intentar contener el derrame de crudo a pesar de los riesgos para el medio ambiente del uso de químicos.

Autoridades federales y estatales “consintieron la tercera prueba con el dispersante subacuático”, indicó un vocero de BP. La prueba “continuará por 24 horas. Una vez que concluya se realizarán las evaluaciones correspondientes”, dijo.

Los disparos se efectuaron a través de un largo tubo por medio de submarinos robóticos a control remoto directamente en el lugar de la fuga.

Se espera que el dispersante quiebre la composición del crudo, lo que con el paso del tiempo hará que la mancha flotante se reduzca a partículas más pequeñas que puedan biodegradarse en lugar de quedar como globos densos chiclosos que sofocan la vida salvaje y la vegetación. Los críticos de la medida sostienen que el dispersante puede provocar muchos problemas una vez disuelto en el fondo del mar, afectando allí la vida a partir de los microorganismos y en adelante.

La Universidad del estado de Luisiana estudiará las aguas para monitorear el impacto del dispersante. Medioambientalistas, camaroneros y pescadores temen que el dispersante liquide los peces y otros organismos de la cadena alimenticia.

La Casa Blanca decidió seguir de cerca el trabajo de BP. La situación comienza a afectar la agenda del presidente Barack Obama.

Tras el fracaso de la colocación de la cúpula gigante para detener el derrame BP corría contra el tiempo en la búsqueda de nuevas opciones, entre las que se maneja un dispositivo para obturar el punto de fuga del crudo, un “disparo de basura” para tapar la rotura con escombros e incluso una válvula enteramente nueva.

El pozo petrolero Deepwater Horizon gestionado por BP, se hundió el 22 de abril, dos días después de una explosión. El tubo que había sido conectado a la plataforma desde la cabeza del pozo se encuentra fracturado en los fondos marinos, arrojando petróleo a un ritmo de 5.000 barriles por día. La marea negra ha llegado a las costas de Luisiana.

 

You have no rights to post comments

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top