altAunque el derretimiento del hielo del Ártico vierte cantidades importantes de agua dulce al mar con consecuencias desconocidas para los científicos, lo único seguro es que los “absurdos hollywoodenses” con catástrofes climáticas ya han sido descartados.

Científicos europeos se han dedicado a la investigación para conocer las consecuencias de que esta masa de agua de la región ártica, que en 2009 tenía un volumen equivalente a dos veces el lago Victoria en África (el segundo mayor del mundo) y cuyo tamaño aumenta, se precipite bruscamente en el océano Atlántico cuando cambien los patrones atmosféricos actuales.
 

Ésta es una de las conclusiones del proyecto CLAMER que realizan 17 institutos de 10 países europeos al recopilar y sintetizar más de 300 estudios financiados por la Unión Europea en los últimos 13 años sobre el cambio climático y sus efectos sobre los océanos y mares europeos.

Durante los últimos 12 años los vientos que circulan en el sentido del reloj en el Ártico han transportado, sobre todo en una zona conocida como el Giro de Beaufort (o la cuenca canadiense), una masa de agua relativamente dulce proveniente del caudal excepcionalmente elevado de ríos canadienses y siberianos y del hielo marino derretido, explicó la oceanógrafa holandesa Laura de Steur.

Cuando este patrón cambie, el agua fría penetrará en el océano Atlántico con consecuencias para el sistema de corrientes marinas (circulación termohalina) que transmite calor hacia el norte, modera el clima en Europa y lleva nutrientes esenciales para la vida marina.

Lo que pasará entonces es "difícil de predecir", afirma De Steur, aunque la científica descarta como "absurdo hollywoodiense" el escenario de catástrofe helada descrito en 2004 en la película The day after tomorrow (El día después de mañana).

"Las edades de hielo ocurren en periodos geológicos de decenas de miles de años", señala De Steur en la nota, aunque admite que "puede haber grandes cambios regionales si la circulación del océano cambia".

Un incremento en el flujo de agua dulce en la superficie del Atlántico Norte puede llevar a un significativo debilitamiento o un completo colapso en la circulación termohalina, al diluirse el agua salina y perder densidad.

La circulación se produce por diferencias de densidad, con las masas más densas tendiendo a hundirse y las menos densas a ascender.

Según Detlef Quadfasel, del centro climático de la Universidad de Hamburgo, los cambios en estas corrientes pueden ser abruptos, una década o dos, pero se espera que sean más graduales.

La mayoría de los modelos climáticos predicen para finales de este siglo un debilitamiento del orden del 20% en este fenómeno natural clave para el clima y la vida marina.

"Los cambios en estos parámetros físicos pueden alterar totalmente las condiciones de vida y la distribución de muchas especies" a todas las profundidades, destaca en la nota el científico alemán Thomas Neumann.

Sin embargo, los científicos afirman que el aumento de temperaturas debido a la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera puede contrarrestar en parte el efecto de enfriamiento que causaría en Europa una ralentización de estas corrientes submarinas.

El cambio climático producirá otras alteraciones en los océanos, según los expertos europeos, como el aumento del nivel del agua, que será más caliente y ácida, y una mayor proliferación de tormentas que barrerán las costas.

El informe completo, del que algunas conclusiones fueron reveladas esta semana en una nota de prensa por el Instituto Marino de Flandes, será presentado en una conferencia internacional en la Academia Real Flamenca de Bélgica en Bruselas los días 14 y 15 de septiembre.
 

You have no rights to post comments

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top